Testimonios

Maru, Durante la Ceremonia de Luna Nueva 03 Nov 2013
Nombre: María Eugenia Acero Colomine
Edad: 36
 
Estado Civil: Soltera
 
¿Tienes hijos? De no ser así, ¿Deseas tenerlos y por qué?
No tengo. Sí me gustaría. No sé por qué, simplemente siento ganas de experimentar la maternidad y la posibilidad de dar amor incondicional a un ser proveniente de mí misma 🙂
Ocupación: Traductora
 
Aficiones, qué te gusta hacer en tu tiempo libre: 
Escribir, meditar, navegar por internet, montar bici…
 
¿Cómo te sientes en tus relaciones interpersonales? 
Ahorita estoy un poco aislada, concentrada en mi mundo personal. Pero en general, no me quejo.
 
¿Cómo ves el panorama de las mujeres en tu país, ciudad, comunidad? ¿Qué desearías que sanara en tu región a nivel colectivo?
Las mujeres de mi país en general son muy trabajadoras y familiares. Sin embargo, no dejo de sentir en ocasiones un ambiente de competencia: sobre todo de competencia por el amor de un hombre.
En mi trabajo, o en círculos cerrados he visto la manera en que mujeres me miran y se miran entre sí, y no es cómodo.
Siento que en mi país la imagen estética tiene demasiada importancia, así como el tener hijos y casarse: más como una convención social que como una decisión desde la realización personal.
Me gustaría que las mujeres en mi país reconocieran su valor por ellas mismas más allá de la imagen física, un hombre o de un hijo.
¿Participas de alguna disciplina, filosofía, práctica espiritual? 
Cuál y desde hace cuánto? 
No formalmente. Soy reikista y practicante EFT. Tomo ayahuasca desde hace 5 años y me gusta indagar sobre temas espirituales desde hace tiempo. Tengo casi un año meditando todos los días y me gusta escuchar y recitar mantras y sutras. Estoy a cargo del grupo “Círculos de Paz”, que busca ayudar a sanar la ciudad a través de la creación de mandalas urbanos.
 
Á qué Nodo perteneces: 
Caracas, Venezuela.
 
A cuántas ceremonias de Luna Nueva has asistido:
A todas.
 
¿Cuál ha sido tu participación en la red? (Participante, organizadora, coordinadora de nodo):
Coordinadora de Nodo.
¿Con quiénes has asistido a las Ceremonias?
Sola.
¿Por qué te acercaste a participar en las Ceremonias ¿Qué te motivó a participar?
Quería participar en una meditación y me terminaron invitando a que la organizara. Y ahora estoy a cargo en representación de mi país, jejeje…
Sentí que esto podía ayudarme a sanar patrones negativos en mi familia y que podía limpiar en mí el bloqueo en la pareja.
También me motivó la intención de poder ayudar a otras mujeres y de enviar energía sanadora a las memorias negativas de la energía femenina en la tierra.
 
 
¿Tienes alguna anécdota, historia interesante que pudieras compartir con nosotras de las ceremonias a las que has asistido? 
La ceremonia más intensa para mí ha sido hasta ahora la primera: Sonaron campanas, espontáneamente aparecieron fuegos artificiales, se sentían presencias muy fuertemente en el espacio verde donde estuvimos.
Contamos con la bendición de que los guardias de seguridad respetaron la actividad y sólo se acercaron para felicitarnos.
Cuando publiqué las fotos, se veían sombras coloridas alrededor de nuestro círculo. Siento que muchas energías positivas nos protegieron esa tarde. 
Todas nuestras ceremonias terminan de noche por más temprano que citemos. 
Es extraño, pero pareciera que la ceremonia siempre comenzara y terminara a una hora similar, y no ha sido adrede. La energía en todas las ceremonias ha sido de camaradería y amistad, así las personas no se conozcan.
En una ceremonia, los chicos se pusieron falda, para simbolizar la energía femenina que ellos querían sanar en ellos mismos. 
A las ceremonias por Caracas han asistido madres con hijas, parejas felices, una amiga embarazada que ya dio a luz, abuelas, niños. También han asistido hombres, y han sido muy respetuosos y solidarios con la idea de trabajar la energía femenina en ellos. 
Siento que el compartir suele hacerse muy corto cuando lo hacemos en lugares públicos, porque se hace de noche rápido y debemos irnos por seguridad.
Háblanos de la Gran Invocación de Fraternidad Femenina? ¿Qué te ha transmitido? ¿La practicas en tu cotidianidad? ¿Se han manifestado cambios en tu relaciones?
Sí la practico con regularidad. No sabría decirlo, pero sí me siento más serena. Me he sincerado con muchas cosas y estoy más pendiente de mí misma.
La relación con mi madre se ha suavizado y me siento más femenina.
Con los hombres también siento que las cosas fluyen con mayor suavidad, naturalmente y sin apuro. Siento que practicar esta actividad me ha alertado sobre aspectos de mi persona y me ha permitido conocerme un poco mejor. Poco a poco he venido haciendo cambios definitivos en mi vida y siento que sufría un poco de ansiedad por conseguir amor de pareja.
Cosa que ya no me sucede. Me siento un poco más confiada y más bien pendiente de resolver mis asuntos, de disfrutar de hacer mis cosas que de hallar la felicidad afuera.
 
También me ha servido para enviarle bendiciones a mujeres que he sentido que en el pasado me hicieron daño o con quienes tuve conflictos, especialmente por asuntos de chicos o cosas por esa línea.
Háblanos del Mandala de ceremonia. ¿Qué te ha transmitido? ¿Qué mensajes o señales has percibido del mandala de Luna Nueva?
¿Qué diseño se confeccionó en la(s) ceremonia(s) a la(s) que asististe? 
Casi todos los mandalas que he hecho han tenido forma de corazón y suelen ser expansivos…y no ha sido a propósito.
También, son de colores muy alegres, cálidos. El mandala en espiral blanco que hicimos el 30 de enero en la playa fue gigante.
En diciembre debimos hacer dos mandalas, porque la policía nos sacó del primer lugar donde estábamos y debimos movernos de lugar.
En abril también fueron dos mandalas: uno muy fuerte: de colores cálidos, y el otro muy femenino y suave. Parecía una corona celta. 
Todos han sido muy hermosos y transmiten mucho amor. Provoca contemplarlos largamente.
 
¿Sucedió algo extraño, especial, mágico, durante la ceremonia? ¿Te gustaría compartirlo?
 En la ceremonia del 01 de enero en Quebrada Quintero, en el Parque Nacional Waraira Repano, vimos una nave! En la ceremonia/huasipichai de una amiga embarazada, por poco no se le adelantó el parto tras la ceremonia.
En el mandala que hice con mi mamá abrimos la biblia y nos salió la bendición de la paz.Nos han lanzado bendiciones en la calle, se nos han acercado espontáneamente niños a participar, sopla el viento muy fuerte…
Todas las ceremonias son encuentros muy alegres, de mucho amor. Personas que apenas se conocen comparten como si se conocieran de toda la vida. Hay mucha disposición a sanar y a regalarle un poco de luz a la ciudad. 

  Siempre suceden cosas mágicas.  

   Celebrar estas ceremonias me ha dejado también el saldo de un montón de
amigas y amigos nuevos muy bellos

¿Qué sientes que necesitas sanar en tu energía femenina? 
Me gustaría practicar más el silencio y el recogimiento. A veces siento que pierdo mucha energía en mostrar y demostrar cosas hacia afuera.
También un poco la confianza y el merecimiento.
¿Qué sugerencia puedes darnos para mejorar nuestro servicio femenino? 
Siento necesario propiciar encuentros entre las participantes, así sea de manera virtual, y echar una mirada tanto a las mujeres que no se sienten mujeres (me pasó una vez con una artista plástica que me dejó en el sitio), los hombres homosexuales, las mujeres que no quieren o no pueden tener hijos, las mujeres que ya pasaron la edad de la menopausia y la niña.
Siento importante también apoyar la belleza natural por encima de las imposiciones estéticas artificiales del mercado y la publicidad. 
Los certámenes de belleza y el mundo de la moda en general están causando mella en la autoimagen de muchas mujeres, y la sociedad capitalista ha impuesto un estereotipo de mujer antinatural que no respeta la naturaleza ni honra los años. El prejuicio de la edad en la mujer le genera ganancias milmillonarias a la industria farmacéutica sin contar con las innumerables víctimas del quirófano por querer lucir más jóvenes y (aparentemente) más atractivas. Siento que es importante también hacer campaña por el rescate de la dignidad femenina ante ataques mediáticos que impulsan a la juventud no sólo a iniciarse sexualmente muy temprano, sino de manera impersonal e irresponsable.
¿De qué manera sientes que puedes contribuir a sanar la energía femenina en tu cotidianidad? 
No enganchándome en tener la razón ni en discusiones absurdas. He aprendido que la energía femenina se encarga del cuidado de uno mismo y siento que prefiero nutrir mi mundo antes que emplear energías en demostrar cosas o en “conquistar” espacios. 
¿Te gustaría apoyarnos en la difusión de la Red Rubí y la Gran Invocación? ¿En qué te gustaría ayudarnos?
Con gusto 🙂 En seguir celebrando mandalas y en compartir temas relacionados con la sanación, las relaciones interpersonales, y lo que fluya.

¿Qué mensaje deseas enviarle a las hermanas y hermanos de la Red Rubí? 
Gracias 🙂
¿Aceptas compartir tu testimonio y tu información para uso de la Red? No problem.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s