Luna de Sangre (Tierra)

Amadas mujeres de rubí, representantes del amor divino de la Madre Universal, sois convocadas como pilares de esta energía, apoyaros en el corazón de nuestra Amada Madre en el corazón del Cielo, de nuestra Amada Madre en el corazón de la Tierra y tomad la fortaleza del diamante en el corazón de la Madre María, estos días en que se revive su dolorosa pasión, para ser sostenidas y sostener a vuestras familias.

La responsabilidad de emitir amor, paciencia y Pacificación a vuestros entornos, es compensada por la luz solar plantada en vuestros centros energéticos la Luna nueva pasada, esa purificación permite el paso de luz cristalina que ha purificado el subconsciente, para ayudaros a enriquecer vuestra psique y percepción, la amplitud de estas facultades dependerá del grado de renuncia y amor que mantengáis firme ante toda provocación de la recurrencias externas principalmente en el ámbito familiar de sangre.

Las redes genéticas están comenzando un proceso profundo de purificación, y se manifestarán las situaciones propicias para estos procesos en cada familia, estad atentas, amadas mujeres, seres femeninos portadoras de la compasión y la fortaleza, para evitar corrientes del pasado, alzad la espada infalible de la llama rubí de amor transformador ante cada situación, esta llama maravillosa, se alimenta con la respiración desde el vientre y el corazón, con el aliento de la madre de todas las madres en su profundo amor por las criaturas, con ella cuestionaros antes de cada acción y ante cada escenario, estáis siendo sostenidas, para sostener a su vez la bandera espiritual de la transformación, a través de la comprensión, como quien educa a un niño educaréis en silencio a todos aquellos que se encuentren necesitados de orientación emocional en brotes familiares de fuegos fatuos del pasado.

Portadoras de la luz sed valientes, el SILENCIO, el silencio y la oración interna, así como la palabra propicia, la mano en el hombro y abrazo oportuno serán la resolución de corrientes antiguas de dolor y sufrimiento humano.

Sed ordenadas, todo cuanto podáis hacer por otros, debéis atender primero a vuestro propio corazón, para ser instruidas, una vez hayáis sanado vuestras heridas cerradas contendrán toda la sabiduría capaz de entrar al corazón del otro y ser consuelo, cobijo y reparador abrazo de resolución, nunca al revés.

Valientes habitantes, a esto habéis venido…Ahora comienza la gran ceremonia de la reconciliación y sois las anfitrionas.

Amor conciliador, fraternidad, apoyo y amistad entre hermanas, son las inspiraciones.
Atención, valentía y respeto, son las acciones.
Voluntad, sagacidad y firmeza, los pilares.
Regeneración, pacificación y transformación, los resultados.

Amor Amen.

Emmanuel, Samarí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s